Tengo un primo que me lo hace

La crisis que vivimos nos lleva a oir cada vez más esta frase. En ocasiones son empresarios que, ante la contratación de servicios profesionales en empresas sólidas y con trayectoria, tienen unprimoquemelohace. Afortunadamente -y desde una perspectiva egoísta- no estamos detectando esta tendencia en el asesoramiento y desarrollo de la estrategia que aportamos desde topminds, pero sí lo comprobamos, día a día, cuando se trata de modificar -o crear- una web, implantar servicios de community manager, o diseñar nuevos elementos creativos.

Hay profesionales que trabajan como freelance y tienen todos nuestros respetos, de hecho, colaboran varios con nosotros y es un modelo que puede funcionar muy bien. El problema se presenta cuando el primoquemelohace no es profesional y su ventaja competitiva es que es “baratito”.

Entonces, es cuando se producen dos consecuencias:

  1. El precio de mercado se desvirtúa e impide que los profesionales facturen sus honorarios de forma razonable,
  2. Se pierde calidad en los servicios de marketing prestados, lo que a su vez disminuye el nivel de comunicación de las empresas que contratan a estos.

Si la calidad de comunicación de tu empresa, sea online u offline, mejora a través de la contratación de servicios de calidad -sean freelance o empresas estructuradas- te permitirá acceder a tus clientes y consumidores, actuales y potenciales, a la par que se aumenta la conexión con ellos a través de mensajes estructurados. Esto es inversión en marketing.

Por el contrario, si la calidad de la comunicación de tu empresa se trata sólo de “tener una web” o “colgar muchas cosas en las redes”, desvirtuarás lo que tus clientes y consumidores percibirán. Esto es gasto en marketing.

Como siempre, todas las decisiones son respetables.

Comments are closed.